INICIO                          PROYECTOS                          NOTICIAS                          ESTUDIO                  

    

           PROYECTOS

 

REHABILITACIONES

Mercado minorista de Cieza

Teatro Romea

INDUSTRIAL Y COMERCIAL

DOCENTE Y SOCIAL

INTERIORISMO

RESIDENCIAL

OBRAS SINGULARES

 

 

 

 

AI arquitectos

 

C/Paseo, 34

 

Cieza (Murcia)

 

Telf/Fax: 868960880

 

estudio@aiarquitectos.com

Proyecto: OBRAS DE REFORMA DEL TEATRO ROMEA DE MURCIA
Situación: Plaza Julian Romea, Murcia
Arq. Técnico: Adolfo Chumilla Matrán
Promotor: Excmo. Ayuntamiento de Murcia
Constructor: U.T.E. AZUCHE Y COMPAÑIA TRIMTOR
Fecha: Septiembre 2009

BREVE HISTORIA DEL TEATRO ROMEA

En 1612 ya se tiene documentación de una Casa de Comedias en Murcia. A partir de ese momento desfilan una serie de teatros, entre los cuales es de destacar el Teatro del Toro, demolido en 1857. Durante algunos años se había estado barajando la construcción de un gran coliseo para la ciudad en los antiguos terrenos desamortizados del Convento de Santo Domingo.
La arquitectura del ocio sustituye a la eclesiástica y los teatros aparecen como nuevos templos de la sociedad decimonónica.
El 5 de junio de 1857 se saca a concurso la formación de planos para construcción de un nuevo teatro. Nadie presenta proyecto salvo los arquitectos Diego Manuel Molina Martínez y Carlos Mancha Escobar que aunque lo hacen fuera de plano y por tanto son los encargados del proyecto. Mancha además diseña la pintura del techo de la sala, la ejecución de la misma corrió a cargo del pintor José Pascual Valls. El teatro se proyecto como era la moda “a la italiana”.
El Romea abrió sus puertas bajo el nombre de Teatro de los Infantes, el 26 de octubre de 1862, en presencia de la reina Isabel II.
Tras el triunfo de la revolución llamado “la Gloriosa” se llamó Teatro de la Soberanía Nacional durante un tiempo, hasta que en 1872 fue finalmente bautizado como Teatro de Romea.
El primer incendio fue el 8 de febrero de 1877 que hasta el dia 10 no pudo ser sofocado.
El 10 de agosto de 1879 se iniciaron las obras. El arquitecto municipal Gerónimo Ros Giménez y su ayudante Pedro Belando realizaron un proyecto, pero sería Justo Millán el encargado de dirigir las obras. Este arquitecto concibe un edificio de carácter ecléctico historicista con detalles modernistas cuyas trazas perduran casi intactas hasta nuestros días.
En 1880 antes de acabar las obras de rehabilitación se convocó un concurso para la pintura del techo del teatro. El ganador fue Federico Mauricio Ramos. Desafortunadamente esta obra se perdería en el incendio de 1899.
El 11 de diciembre de 1880 se reanudaron las representaciones.
El 10 de diciembre de 1899 se representaba “jugar con fuego” y se produjo el segundo incendio.
Tras el mismo, la rehabilitación recayó de nuevo en Justo Millán. El techo, arrasado en el incendio, fue de nuevo pintado por Medina Vera. Por otro lado, la mayor parte de la decoración corrió a cargo de Manuel Sanmiguel, estrecho colaborador de Justo Millán en sus obras.
El 13 de abril de 1910 se desplomó parte del cielo raso de la sala cuya pintura fue restaurada por Antonio Meseguer.
A partir de noviembre de 1920 el Teatro Romea albergó durante seis décadas el Conservatorio de Música y Declamación
El telón de Boca fue un regalo de María Guerrero y Fernándo Díaz de Mendoza y representa el Corral de la Pacheca.
El 15 de mayo de 1936 se declaró un incendio fortuito en la Secretaría, extinguido rápidamente.
En 1957 el arquitecto Eugenio Bañón modifica la fachada al chaparla de plaqueta cerámica y aplacarla de granito.
22 de noviembre de 1963 durante un concierto con motivo de Santa Cecilia, se desprendió el falso techo del salón de actos, no hubo daños personales.
En 1985 fue rehabilitado según proyecto de Andrés Oñoro Díaz.
En 2007 fue cerrado al público para llevar a cabo unas obras que se dilatarían por cuatro años y que dejarían el edificio adaptado a los nuevos tiempos. Se dividieron en una primera fase de arreglo de la fachada, la segunda de modernización del peine y una tercera fase que aglutinó todas las obras de reforma del teatro al completo según proyecto y dirección de los arquitectos Miguel Ibáñez Sanchís y Fulgencio Angosto Sánchez.
Entre sus dependencias destacan el fastuoso Salón de los Espejos (muy utilizado para actos culturales), las salas de ensayo, el ambigú y el foyer, ricamente decorados.
Su sala y escenario son muy apreciados tanto por artistas como por el público por su amplitud y excelentes condiciones para cualquier tipo de representación.